sábado, junio 24, 2017

Reclamado desde Cadiz

Mis relaciones han sido reducidas al máximo. Con  todas las personas con las que me relaciono son con las que yo quiero, en consecuencia  no tengo que  aguantar a nadie. La variedad de indeseables y estúpidos  por los que uno  puede sentirse  razonablemente cercado no suele ser asunto menor. Eso no se  sabe hasta que no se goza de su total oclusión, incluso ni se prevé ni concibe antes de que sobrevenga.
Por otro  lado, mis relaciones también  se han  reducido en cuanto a su contenido humano. Queda lo  mejor. Me río todos los días varias veces,  en casa y por teléfono, incluso en la gasolinera, donde hay intercambio de fraseología  siempre, esté quién esté.
Me  dice Rosana (Cádiz): me ha contado Nany, que se ha encontrado con el  camarero de la pizería donde cenamos  y  que le ha preguntado  por  ti, que cuándo volvías a Cadiz y le ha informado que  en agosto. A lo que le ha contestado que cuando vengas no dejemos de  pasarnos  por el bar. Te acuerdas de él, claro
-Sí,  que había estudiado filosofía.
-No, historia. Nany le ha prometido que volveríamos.
-Por supuesto, lo tenía totalmente  olvidado, nunca  hemos hablado de él, y eso  que fue  otra noche  jugosa.
Con este tipo, camarero, como me ocurre cada vez más, le adiviné estudios (e inicié aproximación),  que los confirmó (historia)  pero resultó  ser además director  de  cine que   ha  hecho varios cortos que  ha  llevado  a  festivales. Como hablaba  con  unción de su mujer  y  era pequeño y esmirriado le apunté: seguro que  tu mujer  esta buenísima, y será  de esas a las  que  les gusta en los hombres el  talento  y  la  total dispersión. Nos confirmó  que  va mucho el  alcalde  gaditano Kichi a comer.
-Y paga ¿o le invitas  tú?
-No, la verdad es que siempre da su tarjeta   
 En agosto  le advertiré de que estuve en Los Ángeles, me quedé en West Hollywood y hablé, tomé cóctel y cené con uno de la  industria del cine sobre el personaje de  quien quiere hacer una película.
Hoy hablando con Rosita le digo, el  año que  bien tenemos que hacer  exactamente el mismo viaje. Me dice, sí, pero al revés. A mí me igual, siempre  que  sean por  los mismos  sitios.   


miércoles, junio 21, 2017

Seré traducido a dos idiomas: francés y árabe


Por dos conductos me llegó la noticia de que podría ser traducido al francés y al árabe. Por mi último libro del Sáhara, pero pudiera ser, que también, por tres libros-colección sobre el Sáhara –de estos sería coautor- por hacer, pero con el proyecto muy avanzado. Hoy me llaman para confirmar lo del primero..
El viernes 30 de junio presento mi libro del Sáhara en el Club La Provincia de Las Palmas, donde presenté mi primero. Ese día (si no hay contratiempos)  tendré el contacto con una editorial marroquí para, según me han dicho tratar los derechos de autor y esas cosas.
Esa  mañana he quedado con un veterano profesor de la Universidad de Las Palmas para concretar   la colección sobre el Sáhara.
Sabía que mi último del Sáhara estaba muy bien, amigos muy cualificados de Las Palmas me lo habían confirmado, aquellos, que por profesión y estatus intelectual, más estimas. Yo suelo decir que a mí lo que me motiva es el tener algo que decir, que no se haya dicho, perspectiva hurtada, análisis ausente, posición no ocupada, actitud no empleada.

Sé cuándo logro eso, que no es siempre, de mi segundo libro Vasca cultura de altura estoy orgullosísimo, hay otros que carecen de todo interés, que no los debí haber escrito, o da igual. No tengo imagen o relieve al que la afecte un eventual desdoro. Es en los tres temas –el vasco pudo ser, pero no había la mínima gana y mi libro Vasca cultura jamás iba a superar-: literatura canaria – a lo tonto, he escrito tres y sólidos-,   otro es el Sáhara con los resultados que dan pie a este post e incluso, y  por último y totalmente contra natura, el sindicalismo/laboralismo, también tres, siempre tres,  que sólo por las circunstancias que atravesé, tuve necesidad o impronta para acometerlo, si no… de qué. Mi último libro sobre las ruinas del sindicalismo, es la única reflexión crítica y de nivel realizada en el país, a pesar de todos los manuales- catecismo existentes, lo que por otro lado es muy fácil, dado el paupérrimo nivel intelectual y cultural que calcina esos ámbitos   y que fue un largo túnel que yo  atravesé. Fue una experiencia antropológico: tenemos una gran capacidad de adaptación y de sacar las mejores  dotes personales para sobrevivir. 

domingo, junio 18, 2017

Mácaros, como Massada, una fortaleza consolidada

nuestra sede
Como habitualmente visto con más que absoluta informalidad y como una vez me vi en la foto oficial de un encuentro- Mácaros en el señorial Oliver, de manera un tanto desarrapada, siendo el único que había omitido la chaqueta, decidí ir con chaqueta ayer. Un poco de etiqueta.
Ayer vino un vascongado que es canario, pero  de familia étnicamente pura y nacionalista vasca. Tiene todas las características de las familias de los exiliados que  mantienen vivo el fuego de la patria, sabe de los baskisch. 24 apellidos vascos, como yo y palabras euskéricas.  No siento la más mínima admiración por los vascos, no más que por chechenos y yemeníes, y eso solo si estoy de humor, si no los rebajo a Hamás.  Con esta nueva incorporación me sale la familiaridad o la tribalidad. No lo puedo remediar. Transfusión RH. Aunque  no pare de escarnecer e injuriar a los vascongados.


                      El Comité ejecutivo: políticos, nihilistas y dubitativos
Todo el mundo tenía interés por mi viaje por el Oeste americano. Juan a las 3:30 en la puerta del Oliver que le contara: haber venido antes. Es otro, además del equipo del viaje, que se iría a vivir a EE.UU. En nuestro grupo intelectual ya muy consolidado, -nos hemos constituido en una suerte de hermandad, donde solo tienen cabida los elegidos- tengo fama de hablar el que más,  no dejar hablar, y expulsar (los llamados golpes de Estado) a los alógenos, intrusos o indebidos. Inmerecidos. Hay consenso en relacionar mis arremetidas contra nuevos, con el no regreso de los ultrajados, para eso lo hago,  escarmentados. Como no solo no se solidarizan con los autoexcluidos (estimulados) sino que casi lo celebran, y para no defraudar ayer me emplee a fondo. Volví acusarlos de no leer los libros, o de hacerlo, no haberse enterado de nada, que es cuando yo oficio sacerdotal, y ebrio de facundia mis palabras danzan. Y danzan porque yo busco sorprender, el efecto inesperado, las salidas imprevisibles, que sea imposible imaginar la oración subordinada o la frase siguiente. Mi argumentación, que intento trascendente, no es más que escenografía, oportunidad, contraste con lo que está por llegar. Y se ríen, porque sé hacerlo.
Como por los nuevos siento admiración, caso del ingente Luis II o el vascongado, amplío diana y dardos contra el resto. Ayer les descubrí otro vicio. Ya había denunciado en ellos su afán de buscar y proponer soluciones, alternativas y arreglos-mundi. Hay dos modelos de intelectuales: el político y el nihilista (ellos son políticos y yo nihilista, también mi hermano, luego está Ex doctor Harris y el exministro canario de constitución dubitativa y prudencial). No les basta con  preocuparse por arreglar o recrear el mundo como demiurgos, semidioses, héroes, sino que ahora buscan los propósitos, intenciones, interpretaciones del autor leído, para así tener un franco diálogo con él. Los abaten  de sus peanas y altares para dar rienda suelta a sus planteamientos,  concepciones y cosmovisiones y sobre todo a su vigoroso raciocinio crítico. A todos tutean, enmiendan la plana, revocan. Lo importante no es lo dicho  o escrito sino lo que quiso decir. Así todos pasan por su tamiz, los hacen suyos y plebeyos, no hay valoración sin firma, todos llevan sello. Autoría. Una suplantación de autorías. Quitando el dubitativo ex doctor Harris, que se pone equidistante del autor y de sí mismo, como el ex ministro canario, que son como una misma persona… para el resto son punching ball. Estos saqueos los inició Juan Pedro, que ahora que se ha vuelto tibetano y cultiva la indiferencia, los demás ocupan su lugar. Me ríen las gracias, yo me crezco, me veo imbuido de inspiración y vuelo por la noche nocturno y embaucador.   


viernes, junio 16, 2017

Sabed lo que he leído de él

Antes de ir a USA tuvimos cena  y autor los de Mácaros en el Oliver, y aun cercano mi regreso,  nueva cena en el marco  incomparable. No lo había pensado  hasta hora.  En la vida  se dan  hechos e hitos, lo profano y lo sagrado: Mácaros ha sido un  hito, acontecimiento asentado en dimensión o cualidad excepcional y casi totalidad, metidos ya en faena. 
Este es el libro que toca, no lo había leído entero, pero había leído todos estos. Sé como llegué y cuando a la mitología, el simbolismo,  historia de las religiones.  Mitología, pero casualmente no a la griega. Entonces pintaba, y fue una pasión, se puede decir, la mitología. Era lo totalmente opuesto a mi mundo exterior infumable, como se demostraría  cumplidamente. 
es posible que por  estas vertientes podía haber encaminado mi vida, leía madrugando mucho -había que compensar el exterior para sobrevivir-, me salía de dentro, pero cada vez valoro más estar incómodo, mal situado, en lo difícil es donde hay que sobrevivir. En  otro caso  se escapan  cosas de la vida, perspectivas. Reconozco que soy un tipo raro y yo  mismo inadecuado 
Ponen una pelí de Julia  Roberts. me gustan las comedias románticas de ella y Hugh  Grant, al que le pillaron en una autopista de Los Ángeles -me acordé  de él allí- en una felación consentida.  Concepto  espero que  mío