sábado, junio 25, 2016

En los que creemos


Muy de vez en cuando, y ahora  es la primera vez que lo pienso en alto, le  mando  a mi  hijo  algo  gracioso, ingenioso,  divertido  e intelectual,  que es, esto último, lo  que más y mejor  absorbe y potencia los  anteriores rasgos. Tenemos  gustos  parecidos. Como con  mi hermano. Y  me disponía  hacer lo mismo, hasta que he pensado que los personajes merecen mayor difusión.  
Me he reído tanto que he pensado que aparte de él, he de tener lectores de mi cuerda, que se puedan reír.
Fernando Arrabal, de quien leí en París su famosísima Carta a Franco lo que le re-exilió,  creo que es a la única gran  autoridad literaria  a la que he abordado. Fue hace al menos 30 años en la Avenida de Anaga  de Santa Cruz, se levantó  y me saludó muy simpático y agradecido. Me disculpé por  haber leído solo entonces  la famosa carta, lo que no le importó lo más mínimo. Es uno de los dramaturgos más importantes del S. XX del mundo, un genio   de verdad, cineasta, multigalardonado que  encuentra mucha verdad  y  congruencia  en ir  de  clown, se trata de una cuestión de estilo fundamental. Algo que ni Kant ni Heidegger alcanzaron en  su  vida, sometidos como estaban a psiques almidonadas. Trató a las vanguardias históricas,  a dadaístas (Trista Tzara in  person)  surrealistas (Andre Breton  y recua), Picasso, Dalí, Beckett… El otro Fernando, Sánchez Dragó es un gran escritor,  ensayista, orientalista, viajado, muy culto, mujeriego, aventurero,  sabio..
Este    tipo de personalidades de  jóvenes se  comprometen con la izquierda: Arrabal (cárcel y exilio), y Sánchez Dragó  (cárcel y exilio). Hay dos tipos de izquierda:  la  dogmática,  moralista, rígida y cerrada y otra intelectual, vitalista, exuberante, que antepone su libertad personal, y  a  la  que una dictadura le produce ronchas, intelectual y visceralmente. Pronto descubrieron que el comunismo era algo igual de repugnante.
Klaus Mann y sus hermanos Erika, Golo…hijos del  segundo príncipe de las letras alemanas tras Goethe, Thomas Mann, no soportaban  a los nazis, no les toleraban ni  en  los  cafetines nocturnos de Munich,   a  pesar  de ser jóvenes arios, ricos, futuros suicidas, artistas e intelectuales.  Todos  los jóvenes  hermanos fueron privados  de la nacionalidad alemana y tuvieron que escapar de los nazis. Conspiraron en el exilio contra el nazismo y trataron de convencer a su padre, Thomas Mann, autoexiliado en Suiza, que de una vez por todas se enfrentara al nazismo aunque fuera a costa de perder a todos sus lectores alemanes, que era lo que le retenía. Lo que terminaría por hacer desde la BBC todas las noches.
Estos dos  Fernandos eran incompatibles con  la ortodoxia, con la mera doxa  de izquierda.  Como  suele decir Sánchez  Dragó lo suyo es ponerse al mundo por montera. No pueden  con  lo  pobre y mezquino, la  mogigatería   gregaria, la  corrección medular,  los  encorsetamientos,  la hipocresía ,  el  miedo, las apariencias y  la sumisión, el decoro cobarde... en fin, comprobarlo 
Si queremos ser nosotros, hemos de liberar y   acunar, nutrir al clow que algunos  llevamos dentro. Son nuestro ejemplo, referencia  y faro


viernes, junio 24, 2016

Milenarismo y el cambio

Durante mi semana matritense, compraba todos los días El País y ABC, que ya no se vende en Canarias y que lo comprábamos los fines de semana; nos gustaba leerlo con El País. Lo   echamos  en falta. Había que resarcirse pues. Llevo 3 días que por mis horarios totalmente liberalizados,  llego tarde a la gasolinera y ya solo  queda El Mundo, que no me gusta, aunque  tenga articulistas a los que  yo admire mucho: Arcadi Espada (supongo que será la mayor inteligencia de España con Boadella) y Santiago González.
Este excurso para hablar  de algo leído en papel, por lo  que hay relación: esa. Abro el otro día El País y leo, resaltado, que ahora el milenarismo es mayor que en la Edad Media. Este pensamiento es de esos que tienes y que apenas puedes compartir, si no es en la inmediatez, e incluyo a mi hermano. Es ininteligible para el 99%. Encontrar a alguien que no solo no piense  lo totalmente  opuesto a ti sino las ideas más íntimas,  genera  agradecimiento. El señor  que lo decía es Fernández- Armesto, hijo de él del mismo apellido  que firmaba  como Augusto Assía. Un  periodista que yo,  incapaz  de  distinguir  nada de joven en las  trincheras del bien y el mal, calificaba, con  la alegría  y ligereza propia de esos lugares, de facha. Este estupidez  juvenil  hay muchos  que  aún la mantienen. No debía ser tan  facha porque el hijo de Armesto del  que hablo es británico, ni  español pudiéndolo  ser. A los británicos les resulta casi biológicamente  imposible ser fachas.
Ayer creo, le decía a XY que  si el ser humano ha precisado del mito y la religión para sobrevivir,  fijando  los condicionantes del alma  humana,  no van a ser los más incultos, mediocres y figuras de marketing  político, los Zapateros de turno con su ignaro  optimismo antropológico, quienes puedan decir o  dar  nada por  superado por el ser   humano  o  de permanecer   preso de supersticiones. La pulsión,  la necesidad no ha variado, tan  solo el objeto revestido. Yo solo  veo  supersticiones  y religiones por todos lados. Escépticos, descreídos,  nihilistas positivos  en sentido  nieztscheano, relativistas,  realistas, mortales es lo que  yo no veo por ningún lado. Aunque habrá países  que los tengan.
El milenarismo es el nuevo orden, la nueva sociedad, el cambio radical, el empezar de cero, al tierra de promisión y redención, la yihad y Podemos (el socialismo  zapaterino, su mentor). Durante la Edad Medía constituyó  una plaga entre masas y campesinos  empobrecidos, siempre se anheló la ruptura radical con el orden terrenal: El cambio.
Me levanto y leo que ha triunfado el Brexit,  pero  no se abre la campiña soleada a los zorros  correteando amigos  entre vacas y caballos, sino a unos suburbios  de oficinas angostas, almacenes de papeles, nuevas cuestiones, indeterminación, una  selva intrincada de extrema complejidad. Armesto  también decía que detesta el pensamiento simplista,  que consiste en echar las culpas de las cosas a  otros, no se entra a considerar la posibilidad de algún análisis objetivo, previsión, cálculo, interés, racionalidad, la motivación electoral empieza y termina ahí.
Lo bueno es que lo escribes en tu columna y tienes la sensación de que  estás  experimentando lo  que ya  crees. Que nadie lo va a entender, a pesar de que te limites a enunciar verdades  muy asequibles.  Pero perseveraremos.


miércoles, junio 22, 2016

Mis libros del Sáhara en la UNIVERSIDAD DE CHILE






















Mis libros del Sáhara en la UNIVERSIDAD DE CHILE
Mi amiga chilena Bárbara a la que mandé mis libros sobre el Sáhara –no recuerdo cómo contactamos-,  ya que lleva el blog Misosoáfrica, dejó sendos ejemplares en su universidad, la más importante de Chile, y por fin, años después, han sido catalogados. Según me cuenta, los bibliotecarios reciben infinidad de libros que deben expurgar y seleccionar.  Que debe ser lo que pasó en la Universidad que se suponía había enchufe, Georgetown: ni los libros donados del escritor sobre el que escribí un libro, ni los míos propios fueron catalogados. O sea que no parece tan fácil acceder a las universidades.
Mis libros sobre el Sáhara acceden a la  Universidad de Chile, pasando selección,  a la gran Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, UNED, Complutense y a la biblioteca de AECID  (Agencia Española  de Cooperación  Internacional para el Desarrollo) del Ministerio  de Asuntos Exteriores, en  su Biblioteca islámica, pero no  a las universidades canarias que acogen todo lo que se publica aquí o tiene que ver.
Presentía que era vetado, al parecer se conoce mi disidencia de la versión  canónica o metarrelato, Descubrí en  el libro colectivo de  la universidad española que se alude a mí sin citarme, tildándome de promarroquí. 
Marruecos es el país que más me interesa del mundo con diferencia. No es susceptible de comparación con los campamentos, a ningún nivel. Estoy leyendo y  escribiendo muchísimo, quiero que nos pongamos a hablar en serio del Sáhara de una vez, que haya el máximo conocimiento, no pinceladas, ni ornamentos, falacias, falsedades, prejuicios, opiniones--consignas. Vamos a  hablar por  fin en serio, sí. Sin  arengas, pancartas y falsísima  melosidad humanitarista.
Con  conocimiento y argumentando, siendo imaginativos,  evidenciando contradicciones y falsedades, ocultamientos y manipulaciones.
No tolero las censuras y los autos de fe, de que soy víctima. Vamos a hablar  de todo lo que no se ha hablado, de todo lo callado y desviado. Nos vamos a sorprender una barabaridad (nunca  mejor dicho).  Ya  solo el título va a gustar.


domingo, junio 19, 2016

El tramo final expedicionario

Donde las camareras anti heteropatriarcales pero también heteromatriarcales

El jueves comemos en la Castellana cerca de nuestra embajada, porque la cita  es a las 14,30. Es un sitio que conoce E. de yuppis, que comen ligero y consideran el alcoholun tipo de lejía o matarratas. Los hedonistas peor vistos se injieren una caña, como si lo hicieran por costumbrismo. El servicio es de predominio latino, o sea friendly, y trato de corregir el rigor puritano de la bebida. Tras la siesta en nuestro barrio de Lavapiés nos recorremos Madrid. Se trata de cenar en Chamberí, en una antigua carnicería, donde hay colas y extranjeros.
El túnel de la humillación
E. nos llama, “ya pueden venir”, estamos esperando  en un bar tradicional de clase media madrileña, afable y  dada a las conversaciones ora laborales ora vecinales. Cruzamos. Hay colas para entrar, está a reventar, los niños están al otro lado del mostrador, pero hay que pasar por debajo de ese mostrador. Mis articulaciones, mi sobrepeso, mi edad me laceran como si fuera una rata atrapada en un cepo. Disponemos de un metro cuadrado para cuatro, estamos entre el mostrador y la pared, pero es que hay gente al lado de la pared. Me dejan un taburete, digo que me voy, pero no me dejan, además solo puedo escapar por el túnel de la humillación. No es apetecible pasar nuevamente por la experiencia de rata. Traen los manjares, mínimos, yo digo que yo solo voy a tomar vino, “pero si nunca he probado nada parecido”... hacen esos comentarios abominables. Termino el vino y me pido otro, al otro lado se han puesto los niños, pero como todos estamos cerca de todos y enfrente de todos, me miran como el bebedor de Cezanne o Matisse (ahora no recuerdo). Me vuelvo a colapsar en el túnel de la humillación. Voy al servicio, y les digo me voy enfrente. Ya no se resisten. Vuelvo al bar de enfrente, me pido lo más tosco y quitahambres: pimientos verdes y me sacan una fuente y chistorras y me ponen otra fuente, y eso que me ven  solo. Amisto con un camarero ruso, Pavel. Llegan ellos y ya estoy en el gintonic.
La prueba a los taxistas
El 75% son del Madrid, el 25% del Atleti. 2ª prueba: Ramoncín o Rosendo.100% Rosendo, 0% Ramoncín. Entró al comercio   de mi amigo Faisal de Bangla Desh ya en el barrio, le digo que me llamo Embarak  Abdullah, le hago gracia. Ayer me despedí de él entrando cantando con el puño en alto la canción de las marchas  de los derechos civiles We shall overcome
Horror en el Reina Sofía
Toca más guerra civil hispana. Dos pisos de tema, vemos algo interesante, sigo acertando con los autores y hago didáctica con Duchamp y algún otro. República española por doquier: cancionero, documentales, ya hay hartazgo generalizado. Enfrente del Guernica la Pasionaria arengando, la criminal estalinista y xenófoba como nadie lo ha sido en la historia de España. Pero luego aparecen toda la banda de los cuatro: Líster, el Campesino... Vayámonos  de esta checa, no salgan los milicianos.
Terraza de altura en lavapiés
Comemos muy bien junto a la Caixa fórum. Nuestra casa es una maravilla. Salimos al atardecer. Vamos al lado del Mercado de San Fernando de nuestro barrio, a  la terraza de la Uned -esa de arriba- y una iglesia semiderruida, lo que le encantaría a Pasionaria si es que no tuvo nada que ver  en ello. Ves el cielo de Madrid y el verde de Madrid al sur, nunca hasta ahora me había fijado que Madrid básicamente es un bosque. Los camareros se dejan barbas, tienen CV cuajado de gimnasios, son diestros y conjeturas que alguno de ellos pudiera ser heterosexualpatriarcal. Las que no la son en absoluto las de donde vanos a cenar, el antiguo El Imparcial (zona Joaquín Sabina). Esas eran empíricamente enemigas de clase de los heterosexuales patriarcales y matriarcales a la vez. Llevaban cortes de marines de nuestro país. Paramos dentro del linde a tomar un gin tonic. Algunos parecen heterosexuales.  Pero sin efusiones que los heteros no acostumbran en Madrid.
Ian Gibson
Nuestro ilustre convecino
He escrito mucho y leído en nuestro domicilio de Lavapiés. Nunca he estado en mejor barrio, los asiáticos trabajan todo el día, los negros ocupan las esquinas, los castizo jubilados los bancos y hablan con los negros, los mozarabís son más espectrales, los jóvenes ya son multiculturales y mezclados, y eso da gusto. Otra España, observo que las hormonas no entienden de pigmentación y hablan un español idéntico
Vamos a por viandas al mercado del barrio para USA, es la 1 y está Ian Gibson hispanista historiador tomándose una caña, con una maleta, o viene o se va, pero es también del barrio.
Comemos en la plaza de La  Paja, no puede concentrar más alegría el bosque Madrid,  está deliciosa como otras  tardes en  la plaza del 2 de Mayo de Malasaña y otras en otros sitios. Esta es  la vez que más me he fijado en la arquitectura  de finales del XIX, tan compacta y extendida, con tanto sesgo propio, los balcones,  la piedra y el ladrillo, sí es comparable Madrid con París. Me quedo  en Santa Bárbara no en la Cruz Blanca  como mal escribí, esperando que terminen las compras, cenamos en  Conde de Xiquena, el dueño es un pijo, el sitio muy bueno, el más listo en presentir su biografía es E., la más inteligente, imaginativa y plausible, y S no, porque no es hispana.
Nos vuelven a preguntar de dónde somos, porque no nos sitúan. Lo que me hace feliz. S. conoce 57 países E. ha pasado de 30. S. ha sacado la plaza que quería en Los Ángeles, (de momento congelada, están que se salen) nos cuenta momentos de riesgo en Ruanda, Uganda y Bruselas el otro día. E me repite todos los días que podía escribir en la prensa nacional, y de mi carácter dejado, que siempre digo cosas interesantes y originales. Dice que epistemológicamente soy de izquierda como todos los que fuimos y escribimos, no ideológicamente. También comenta lo rápido que escribe sus artículos, por lo que le reconvenimos. Si hay juicios de quien me fíe son los  de él. No necesito de nadie  sin embargo para saber que mi última acometida sobre el Sáhara -este verano terminada-, sí que va a suponer una verdadera ruptura epistemológica.


jueves, junio 16, 2016

Inicio del cuarto día expedicionario

Acaba de llegar nuestra hija de Washington.   Lavapiés ya tiene al butanero en la calle Mira al Sol (enunciado performativo) presentándose. Enfrente está el tendero asiático, me reconoce ayer a la noche, me hice pasar el primer día por norteamericano que solo habla español.  Departo con él, es  de Bangla Desh,  bengalí. Le digo ¿muslim, claro? Sí. Pues nosotros somos indios por familia, pero no muslims, sino hindús.
Ayer visitamos el Madrid de los Austrias. XY se compró un llavero con la bandera de España, para provocar a sus compañeras de profesión que han leído tanto y tienen como corazón una piscina llena de hectolitros de amor al prójimo, que son de Podemos. Lo malo de esta gente es que anteponen su propio amor al prójimo que a este en sí.  Sacian ese amor, que ese don propio sirva para mejorar algo, eso ya no es importante. Creen en el Estado Parroquial. Debieran teorizarlo.
En la Casa del libro por fin encuentro libros sobre el Sáhara -anteayer logré una perla en Antonio Machado-, y le regalo uno a E sobre Guinea, donde ha de volver en breve. Están en un auténtico maremágnum laboral. Fuimos a CAIXA FORUM, XY reconoce un Gordillo que cuelga a la entrada, y E, grita que hay una exposición de la PHILLIPS COLLECTION  de Washington, que conocemos y es un maravilloso museo de arte contemporáneo. Tiene unos ROTHKOS tan buenos como los de la Tate Gallery de Londres.
Nos quedamos a comer en la Caixa. La Phillips aún no está. A la tarde ha llamado Carmen y que quiere tomarse una caña con nosotros. A Carmen no se puede desaprovechar, es muy divertida, alocada, brillante (licenciada en derecho y bellas artes) y guapa. Ahora se dedica al diseño gráfico en Mahou y en septiembre se va un mes a Michigan. Es muy amiga de E., estaba en un  colegio mayor, el de ella, un poco más abajo que el de ellos. Vamos por Embajadores casi hasta Legazpi, y como hace años nos enseñó la Casa Encendida ahora toca el antiguo Matadero convertido en un enorme y magnífico Centro Cultural, son muchas las naves y los espacios  abiertos. Esto es Finlandia, no tiene que ver con las concepciones culturales de esas dos torpes acémilas de Carmena y Colau y la promoción de okupas y la marginalidad. Suponiendo que esas dos acémilas de carga y pienso de comer, las tengan. Cómo recrean al ejército de salvación, todo de oídas, la sociopatía, como les gustan las víctimas, que bien les vendría otra plaga de yonquis.
Quedamos  con Carmen en la plaza del Cascorro, la tarde ha sido para conocer otra zona de Madrid, muy interesante. Cenamos.